La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Ursulines de Jésus > Nos lieux de mission > Amérique latine > ECUADOR > Semillas del Verbo en la cultura Shuar

Semillas del Verbo en la cultura Shuar

La Cultura Shuar

Con la mirada puesta en el sínodo Panamazónico del 2019, las distintas culturas indígenas van aportando su sabiduría y su sentir, y con ello enriqueciéndonos a toda la Iglesia.

El viernes 28 de octubre de 2018 la comunidad shuar de Kurintz, en Zamora-Chinchipe, sur de Ecuador, nos acogió con toda su sencillez y generosidad.

Leyenda danza Shuar

Leyenda danza Shuar

Los humanos necesitamos construcciones de significado sobre las que edificar nuestras vidas. “Sin una visión, la gente muere” (Proverbios 29,18). Buscamos imágenes que nos den sentido.

Cada cultura ha desarrollado sus mitos, que hacen relación al bien y al mal, y que son sin duda una intuición de ese Dios-Padre Creador. Las Semillas del Verbo están presentes en cada cultura, y basta acercarse a la luz de Jesús Verbo Encarnado para descubrir la sabiduría que aún hoy nos trasmiten.

Para los shuar el mal lo encarna Iwia, y el bien Etsa. He aquí uno de sus mitos:

El mal que existía era Iwia: glotón, poderoso, hacía el mal. Iwia perseguía a la humanidad, la atrapaba con trampas y la llevaba para comérsela. Coge a una mujer, que tiene dentro de ella un huevo, y la despedaza para comérsela. Entre la menudencia de la muerta aparece el huevo. Iwia lo aparta al lado del río, mientras sigue con su banquete. Entre tanto, Tsukamkansa, un ave pescadora, ha salido del río y se ha llevado el huevo a su nido, donde lo anida. Cuando Iwias termina su banquete, va en busca del huevo, pero no lo encuentra. De ese huevo nace Etsa. Cuando Etsa, siendo niño, está en una ocasión en el bosque junto a otros hombres, Iwia los ve y los ataca. Se come a uno de los hombres, pero a Etsa, viéndolo jovencito, decide domesticarlo. Le enseña a trabajar para él. Le da una bodoquera, con la que debe cazar pájaros para alimento de Iwia. Etsa caza muchos pájaros, hasta que se van exterminando. Entonces Yapangán, una paloma, le echa en cara que está exterminando a los pájaros, y le revela que Iwia ha matado y comido a su madre. Le invita a ir a escondidas a la casa y observar cómo Iwia aún cocina los huesos de su madre. Antes de que parta, le da una de sus plumas a Etsa y le pide que la sople por la cerbatana. Al hacerlo, los pájaros de nuevo se reproducen y vuelve a haber muchos. Etsa va con sigilo a la casa. Allí encuentra ciertamente a Iwia al lado de la olla donde están los huesos de su madre. Al darse Iwia cuenta que Etsa se acerca, saca los huesos y los lanza al tejado. Pero Etsa ya lo ha visto y con una lanza mata a lwia.

En el diálogo en la comunidad, se actualizaba su significado en este lugar amazónico que es cabecera de cuenca de ríos que desembocan en el Amazonas, y que está amenazado por el extractivismo. Hoy también hay Iwia, las empresas mineras, que se comen a la madre de Etsa (la naturaleza), y utilizan a Etsa (los shuar) para que trabaje para él. De fuera (misioneros y otras personas comprometidas) tienen que abrirle los ojos a Etsa para que se dé cuenta que está sirviendo a quien se comió a su madre. Y éste se rebela. Así hoy muchas comunidades están organizándose para decir no a las mineras.

Preparando la mesa, la comida se sirve directamente sobre las hojas de plátano

Tuatmay yuntai mesa compartida

Una última referencia: los shuar hacen su altar en el suelo. Allí ponen productos de la tierra: tsan (bebida), shishin (para bendecir), yuca asada, plátano asado… En el centro colocaban un palo elevado al cielo, que es el símbolo de la divinidad. Actualmente en ese lugar central se coloca la cruz de Jesús. Se sienten Iglesia, reconocen la revelación de Dios en la persona de Jesús, y como tal le adoran.

Que Jesús, Verbo Encarnado, siga abriendo nuestra mente y nuestro corazón para saber descubrirle presente en toda realidad y pueblo.

grupo de participantes en la asamblea presinodal

Mariángel Marco

Ursulina de Jesús

Zamora-Chinchipe, Ecuador. 15-11-2018