La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Ursulines de Jésus > Nos lieux de mission > Canada > Reconocimiento a la vida consagrada femenina de la Arquidiócesis de (...)

Other languages :   en     fr  

Reconocimiento a la vida consagrada femenina de la Arquidiócesis de Edmonton

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [français]

Un día muy especial para las Ursulinas de Jesús

El 6 de diciembre de 2019 fue un día muy especial para las Mujeres Consagradas de las Arquidiócesis de Edmonton y especialmente para las Ursulinas de Jesús. Después de muchos años de demoras y sugerencias, las Hermanas fueron invitadas a Newman Theological College para la presentación de una hermosa vidriera de la Anunciación con una placa conmemorativa adjunta.

El motivo era agradecer a todas las Religiosas de la Diócesis, del pasado y del presente, por el apoyo y el trabajo que han realizado durante muchos años para Newman Theological College, el Seminario de San José y la Diócesis.

Como Presidenta del Consejo de Mujeres Consagradas, Hazel Dalton, Ursulina de Jesús, formó parte de la ceremonia de inauguración. Expresó también el agradecimiento al Colegio, Seminario y Diócesis por este apropiado reconocimiento a las Mujeres Religiosas Consagradas.


Hazel Dalton y Ann Christine estuvieron presentes en la presentación y pudieron sentirse muy orgullosas porque las palabras elegidas para acompañar la Anunciación fueron escritas en 2007 por la Hermana Geraldine Kelly cuando comenzó el proceso.

“El amor a la Palabra de Dios es una fuente diaria de inspiración y fortaleza para las mujeres religiosas en cualquier ministerio al que servimos hoy. Alimenta nuestro compromiso de seguir los pasos de Jesús y nos renueva en nuestro deseo de anunciar la Buena Nueva a través de nuestras vidas "

Hna. Geraldine Kelly, Ursulina de Jesús, 2007, cuando se estableció la Cátedra de Mujeres Religiosas en Estudios de las Escrituras.


Después de la presentación, cruzamos el jardín hasta el Seminario para la celebración de la Eucaristía. Esta fue seguida por un muy buen almuerzo que nos dio la oportunidad de relacionarnos y conversar con las otras hermanas presentes.