La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Ursulines de Jésus > Nos lieux de mission > Amérique latine > ECUADOR > ECUADOR: Musical Madre Tierra

ECUADOR: Musical Madre Tierra

El Centro Solidario La Bota canta a la Madre Tierra

El Centro Solidario La Bota, en Quito, desarrolla a lo largo de todo el año un programa de educación en valores que intenta inculcar a los niños el respeto y la valoración por cada ser.

En ese marco, desde el mes de febrero hemos estado trabajando con los niños y niñas un musical sobre la madre tierra, en el que les propusimos diálogos y ellos crearon, junto a las tutoras, canciones con ritmo actual. La decoración también corrió a cargo de los niños y las tutoras. Del resultado no podemos estar más satisfechas.


Todo comenzaba con una fiesta de jóvenes, cuyos comportamientos eran manifiestamente mal educados y antiecológicos. Cuando uno de ellos se va cansado a dormir, tiene un sueño en el que se le aparece la madre tierra. Ésta le va relatando lo mucho que se está deteriorando a causa de la irresponsabilidad de los humanos. El número de los raperos dio cuenta de ello.

Letra de su canción:
Madre naturaleza
te estamos maltratando
cuando por la vida
vamos contaminando. (…)
Cuando al planeta
le hacemos daño
a nuestra vida
le restamos años. (…)
Tenemos que poner remedio
a este desastre
antes de que sea
demasiado tarde.

Los árboles daban constancia de su importancia, pues: “Somos los pulmones del planeta. Gracias al sol, cada día, respiramos el dióxido de carbono que contamina el aire y lo convertimos en oxígeno. Nosotros damos frutos, sombra, atraemos la lluvia, limpiamos el aire… “.

A gua, en sus distintos estados, se hacía valer como un derecho básico universal e imprescindible. Los glaciares andinos, que en los últimos cuarenta años se han visto reducidos a la mitad, y que son quienes garantizan los acuíferos de los páramos, de donde procede el agua de las ciudades. La lluvia, que debido al cambio climático aparece descontrolada, provocando sequías en unos lugares y tormentas torrenciales que destruyen en otros.

Los animales, que pueblan la tierra con gran diversidad y belleza, y cuya simple existencia es ya una alabanza a Dios, se ven hoy expuestos muchos de ellos al exterminio por la tala incontrolada de árboles, la destrucción de la selva y la contaminación. Cada uno tiene su función en la creación, hasta los más chiquitos. No le faltaba razón a la lombriz: “Nosotras las lombrices, también somos muy importantes. Gracias a nuestro trabajo constante de tragar y expulsar la tierra la hacemos fértil; cuando echan químicos a la tierra, nos matan a nosotras, y la tierra dejará de ser fértil”. Los peces tienen motivos para temer el calentamiento global: “Al calentarse la temperatura del planeta también se calienta la temperatura del mar y eso tiene consecuencias trágicas. El plancton, que vive en el agua, es el alimento de muchos peces, y cuando el agua se calienta, muere dejando sin comida a muchas especies”.

Los niños ponían letra a la canción de Marc Anthony:
[CORO] x2
Voy a vivir
Voy a cuidar
Nuestro planeta
Que es nuestro hogar

Voy a pensar
Voy a respetar
A los animales
Yo quiero amar

[ESTROFA 1]
A veces boto basura
Y contamino el planeta
A veces quemo el bosque
E intoxico el aire
Y para que dañar, quemar,
El hábitat natural, donde hay vida
Y para qué hacer, sufrir
A los animales, eso es muy malo lalale

La obra finalizaba con el despertar del niño que había soñado con la madre tierra. Todo lo que vio y escuchó en el sueño le cambió, vuelve junto a sus amigos para contarles lo soñado, les conciencia y provoca en todo el grupo el cambio.

lEl número final fue el canto y coreografía de la canción de Michael Jackson “Earth”.

Todo el montaje no habría sido posible sin el espléndido equipo de tutoras del centro, que se desvivió con las dotes artísticas de cada una.

Los padres y madres, que aplaudieron con gusto, tuvieron motivos para estar orgullosos de sus hijos.

Este día también contamos con la presencia de las Ursulinas de Jesús de la comunidad de Esmeraldas, que justo al día siguiente partían de Ecuador tras cerrar el ciclo de su presencia en esa tierra costeña. Todas las hermanas Ursulinas que han pasado por Ecuador han estado implicadas en mayor o menor medida con el centro La Bota, así que el gracias de todos fue inmenso.

Que cada uno, cada una, donde estamos, no nos cansemos de sembrar semillas de valores que puedan fructificar en respeto por todo lo creado.

Comunidad Ursulinas de Jesús de La Bota