La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Ursulines de Jésus > Nos lieux de mission > Amérique latine > ECUADOR > ECUADOR: IX Semana Teológica de la Vida Consagrada

ECUADOR: IX Semana Teológica de la Vida Consagrada

Experiencia de encuentro y formación

Durante los días 8 al 12 de Noviembre 2017 Hemos vivido la experiencia del encuentro y formación para las congregaciones e institutos religiosos en Ecuador, en la Semana Teológica cuyo compartir de esta semana estuvo iluminada por el Icono de la visitación propuesto por la Conferencia de Religiosos de América Latina y el Caribe (CLAR)

La hermana que nos acompañó durante esta semana fue: Ángela Cabrera mdr (Misionera Dominica del Rosario), quien con su simpatía y sencillez iba profundizado y abordado diversos temas que nos invitaron a entrar en este Encuentro de María e Isabel. Junto a ella, estuvo un grupo de panelistas que también animaron otros temas que al fin nos invitaron a vivir el lema de esta IX Semana Teológica: Dios nos llama a salir al encuentro de la vida con Esperanza” (Lc. 1, 39-55)

El primer día estuvo enfocado en la palabra “Salgamos”… La hermana Ángela nos condujo por el tema: Ser vida consagrada una luz en la conciencia, partiendo su ponencia ampliando los términos del icono:

Salgamos: Pluralidad, habla de comunidad
Aprisa: Prioridad, urgencia
Al Encuentro: Comunión, relación
De la Vida: nos hacemos responsable de una llamada.

Resalto la coherencia en pensamientos, palabras y acciones; también que en la vida consagrada la parte neurálgica de vivir siendo luz es la relación con Dios en la Oración: “si nos falta la oración, hablamos de todo en nuestros encuentros menos de Dios, o no decimos palabras con olor a Dios”, “debemos depurar, podar lo que distrae del encuentro con Dios”.

El Segundo día, estuvo iluminado por la palabra: “Aprisa”…Ángela nos expuso el tema: Discernir para escoger la vida y defender la vida: Principios del Papa Francisco para los Consagrados; nos invito a no olvidarnos de lo transitorio, con respecto al discernimiento: saber escoger lo que hay que escoger.

Nos explicaba a través de la visita de Jesús a Betania, esta nueva masculinidad de Jesús de instruir a las mujeres, de integrar y capacitar y de cómo el servicio comprendido por Marta podía esperar, porque los oficios del hogar siempre están, pero la presencia del Maestro es temporal. ¿Qué hace una mujer a los pies del Maestro?.... formar discípulos, ahondar en las raíces para que la salida tenga contenido, la urgencia del trabajo, no debe acaparar nuestros espacios de oración. “¿Qué es lo más urgente?. Entrar en el discernimiento, en la hondura, en la Trascendencia, en la gracia de Dios., cuando entramos en la escucha, disminuye nuestra voluntad y acogemos significativamente la voluntad de Dios, es como si en un rio, está una piedra grande, y es el rio, que la mueve y la va contornando y dándole forma. Dejémonos dar forma, pero hay que abajarse y saber escuchar, no solo a Dios sino también escuchar la voz de mi hermano más pequeño, muchas veces en nuestras propias comunidades… Escucha y abajamiento”

Durante el tercer día, se nos llamó a vivir el “Encuentro”, el tema que Ángela nos propuso para ese día fue: custodiar el silencio orante para una salida contemplativa, siguió recalcando lo importante de la oración, para vivir la salida existen espacios: de oración, de escucha de estudio, de silencio, de reflexión; si el corazón está dividido, la salida no es integral, sino dispersa y agotadora. Existen silencios de aburrimiento y de amargura que no construyen comunidad, nos invito a cultivar un silencio fecundo, un silencio que nos permite escuchar y bajar, y nos decía: “el camino de espiritualidad es de bajada y bajando es como se sube”.

También expuso: cuando el discípulo le pide a Jesús que le enseñe a orar, no es porque no lo sepa hacer, siendo judío, lo sabía muy bien; es más bien, por la manera de vivir lo que Jesús decía, esta nueva forma de relación más vivencial que ritual; cuando decimos: Maestro enséñanos… Queremos abajarnos, silenciarnos y ser discípulos.

El cuarto día, nos reflejo el hacia donde queremos encontrarnos con la “Vida”. El tema para este momento fue: Encarnar la palabra personificando la esperanza. Vivimos en un mundo frágil, Dios allí, manifiesta su proyecto, en la fragilidad, en la pequeñez, vivir la Kénosis de Dios hoy.
Resaltar a María como modelo de entrega

La palabra es profecía, hablar de esperanza es hablar de un Jesús vivo que vino a Amar y perdonar. La esencia de Dios es el amor y la misericordia, Ángela nos afirmó: La misericordia es gratis pero no barata, quien la recibe la da, no la desperdicia y nos ponía de ejemplo una naranja que cuando se le exprime, su esencia es de naranja, no puede ser mango, ni pera… es de naranja; Jesús en el dolor de la Cruz, sus palabras fueron de perdón y de misericordia, esa es su esencia… El Amor Finalmente, sintámonos invitadas a ponernos en camino para que nuestro Encuentro con la vida este lleno de Esperanza, fraternidad y amor.