La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Spiritualité > Portes d’entrée pour une spiritualité de l’Incarnation > Un misterio para admirar: el misterio de la Encarnación

Other languages :   fr     en  

Un misterio para admirar: el misterio de la Encarnación

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [français]

Un misterio para admirar: el misterio de la Encarnación

Esta primera “puerta de entrada” nos ayuda a situarnos como “Familia de la Encarnación” – ya que es nuestra apelación, nuestro nombre - partiendo de la admiración del Padre Baudouin por este misterio. Ella es propuesta para ser vivida en grupo y, como las otras que le seguirán, puede ser materia de varios encuentros, libremente, a partir de diferentes puntos...

Un tiempo de acogida: en cada encuentro , tomar el tiempo de acogerse , de encontarse

Palabra de presentación: nuestro nombre; Familia de la Encarnación. ¿Quiénes somos?


Miembros de la Familia de la Encarnación, es este mismo misterio que es fuente de vida para nosotros; a esta fuente somos invitados a acudir.
Es nuestro carisma, el aspecto del misterio de Jesús, Verbo Encarnado, quien iluminó al Padre Baudouin y que quizo transmitir a las dos familias que él fundó.
Es es mismo misterio que es ofrecido a los cristianos que lo desean y quieren hacer de este misterio una fuente de vida. El misterio de la Encarnación para el Padre Baudouin no era separado de los otros misterios de la vida de Jesús. Él decía: La Encarnación y sus divinas consecuencias

Un tiempo para compartir:
¿para mí, qué significa este misterio de la Encarnación?

Una frase del P.Baudouin

“Que los hombres admiren lo que quieran: para nosotros nada nos parece admirable sino la Encarnación y sus divinas consecuencias, Si quieren creerme, no acudiremos a otra escuela: ésta nos basta. (Carta del 21 de marzo de 1825)

El Padre Baudouin escribe estas palabras 10 años antes de morir. Son la expresión de una larga experiencia espiritual.
En la vida del Padre Baudouin, el amor del Verbo Encarnado (algunos rasgos)
- el tiempo del “ escondite “ durante el cual elabora una Regla de Vida de la cual las primeras palabras son : “Nuestro Espíritu será el Espíritu del Verbo Encarnado”.

- el compromiso del Padre Baudouin en la vida religiosa con estas palabras. “En nombre y para la mayor gloria del Verbo Encarnado. “ Él toma el nombre de religioso : María-José de la Encarnación.

- El misterio de la Encarnación es para el Padre Baudouin la fuente de su admiración.

Se puede proponer la lectura por completo de la carta del 21 de Marzo de 1815 y compartir algunas reacciones...
Yo, hoy: ¿Qué admiro?.....

Tesoro del testimonio común.

¿Cómo hablar de este misterio con las palabras de hoy?
¿Cómo este misterio toca nuestra vida?
Leamos los testimonios de “nuestro Tesoro común”. Estos testimonios están extraidos de una encuesta hecha en las Fraternidades y las dos Congregaciones fundadas por el Padre Baudouin con miras al proyecto de la Familia de la Encarnación. Se hizo la siguiente pregunta.:
¿Qué les evoca la palabra? Espiritualidad de la Encarnación?

El misterio de la Encarnación es:
- Dios nos amó primero. “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”. Él sigue habitando entre nosotros: es realmente el mensaje.... Él habita. “Desde que Dios se hizo hombre, cada rostro humano se vuelve un lugar de encuentro con Él...” (libro de vida UDJ)

Jesús se hizo carne = Él era las manos de Dios, los ojos de Dios, el corazón de Dios en medio de nosotros, la mirada de Dios, la ternura de Dios. Nuestra espiritualidad debe inspirarse en todo esto.

- La espiritualidad de la Encarnación es el Espíritu de Jesús vivo en las situaciones, los estados de vida de los hombres y las mujeres de hoy , por consiguiente se debe descubrirla en el compartir en relación con la Palabra .

- Ver los acontecimientos como caminos de Encarnación.

- La Encarnación, es encontrar a los más pobres , los más desposeidos, los más aislados, en la oración y la misión.

- Es la contemplación de un Dios que se hace hombre porque nos ama , porque nos salva y quiere nuestra felicidad.

- Es el misterio que hace ver en el otro el rostro de Cristo.

- La espiritualidad de la Encarnación nos conduce hacia el fondo del Amor de Dios.

- Cuando uno abre los ojos frente a los acontecimientos cotidianos para percibir los gérmenes de la vida,

- Jesús se hace compañero de viaje,

- Reconocer la presencia de Dios en la gente y en los acontecimientos. Él mora en toda persona, se vuelve presente en cada persona.

- El misterio de una presencia divina. Él nos lleva a vivir con “asombro”, “reverencia”, “agradecimiento”, “adoración”. Esta presencia en cada ser humano, en la naturaleza, la historia, los acontecimientos.

- Vivir la Encarnación, es labrar continuamente la tierra para que, al ejemplo de María, estemos disponibles para amar y adorar a Jesús hecho carne en mí y en el otro, y es un ejercicio cotidiano...

- La Encarnación le da sabor a nuestra cotidianidad , saber que Él está presente en mi vida , le da sentido a mi vida

¿Qué palabra, testimonio me interpela? ¿Por Qué?

Palabra de Dios: “un grano de mostaza para masticar”

Tragad un grano de mostaza sin machacarlo con los dientes, no encontraréis ningun gusto. Son los que creen globalmente, ligeramente, sin reflexionar. Pero si trituráis bién el grano de mostaza y lo masticáis bien, entonces pica el paladar. Tiene gusto y mucho. Así son los que reflexionan y meditan la palabra del que ha sembrado el grano de mostaza.
P. Baudouin, carta 23-6-1827

Dos palabras que deben guardar en su corazón.
- Jn 3,16. “ Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo Unigénito , para que todo el que crea en Él no perezca sino que tenga vida eterna".
- Jn 10, 10 "Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia."

- * Jn 1, 1-18. El Verbo se hizo carne.......
- * Luc 2, 26-38. La Anunciación
- * Fil 2, 1-11-El cual, siendo de condición divina....

Para una práctica:

El sembrador que siembra sin prática es el sembrador que siembra sobre el camino (P. Baudouin)

- En la oración: un tiempo para “ admirar” el amor de Dios que nos da a su Hijo
- Acoger este amor de Dios para el mundo de Hoy
- Y para mí personalmente.
- En mis relaciones y mis encuentros. ¿Cuál es mi mirada sobre los otros? Dios los ama también.

NOTA: es importante que cada uno/una pueda salir del encuentro orientado, con una “práctica”, en relación con el contenido del encuentro.
- hacia una oración personal. Aun cuando la iniciación al “ejercicio distintivo” fuese propuesta más tarde, se puede vivir ya uno u otro aspecto de este “ejercicio”.
- hacia un “actuar” que cambia nuestra manera de vivir en nuestras relaciones, nuestro “prójimo”