La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Ursulines de Jésus > Nos lieux de mission > Espagne > Realidad Misionera

Realidad Misionera

Realidad Misionera de España

Queréis descubrir la vida y la misión de las hermanas hoy en España...?

hacer clic aquí

Nuestra vida a partir del Capítulo 2010

25 de agosto de 2011


Tejiendo juntas el Proyecto Misionero

En el jardín de la Casa de Emaús de Torremocha de Jarama, con una mañana radiante de sol, Miriam abre la Asamblea:

Al iniciar nuestra celebración, queremos darnos la BIENVENIDA y, sobre todo, acoger entre nosotras a Mercedes López, que viene a compartir este tiempo, su presencia es signo de la comunión en nuestra Congregación.

Acoger a Pepe Carrión, que con alegría y disponibilidad viene a convivir estos días con nosotras. Recibir con muchísimo cariño a Françoise Oger que comienza esta parte del camino aquí, en España, y va a vivir de una
manera muy concreta el NOSOTRAS Congregación.

Iniciando la Asamblea con una oración en el jardín

Vamos a vivir a lo largo de toda la jornada la celebración de la Eucaristía, en distintos momentos y recogeremos lo vivido...

Miriam , Consejera Delegada y Mercedes, Superiora General, fueron nombrando a cada una de las hermanas para invitarla a pasar a la sala, con el gesto de entregar a cada una un ovillo de lana y diciéndole:

“CONTAMOS CONTIGO PARA TEJER EN EL FUTURO”
Entresacamos algunas de las palabras de Miriam en la apertura:

Tengo que decir unas palabras de apertura en esta asamblea y siento una tremenda emoción, como ustedes sin duda pueden imaginar. Es la primera vez que estoy ante un grupo tan grande de hermanas y reconozco que me sobrecoge, me impresiona.

Hermanas mías, se nos acaba el tiempo.! Y no digo esta frase como un slogan, ni con un dejo de pesimismo. La digo como una invitación a empeñar el tiempo que tenemos. Que este KAIROS, que estamos viviendo en congregación, no nos resbale y no pase de largo, dejándonos tal como estábamos. Que nos atrevamos JUNTAS a dejar la seguridad de la orilla y a apasionarnos en la misión por el REINO. Nuestra vida crece y madura en la medida que sabemos entregarla y gastarla para dar vida a los demás. Y esto hasta el final de nuestra vida, en salud y en enfermedad.

Sara y María, mujeres de la Alianza, referentes en nuestro encuentro.

Que el espíritu de las bienaventuranzas nos anime, sostenga e impulse con alegría y esperanza para que como discípulas y misioneras sepamos dar razón de nuestra fe, en los lugares donde nos encontramos, y en los caminos donde todavía es posible salir...

Queremos construir el NOSOTRAS y es un desafío permanente que no se puede asumir sólo desde una reflexión intelectual, tiene que tocar la VIDA y tiene que provocar una cierta inestabilidad, que tenemos que aprender a vivir con esperanza, tolerancia y una gran cuota de humor.

Junto a nuestras hermanas de toda la congregación sigamos tejiendo sueños y vivamos con audacia este encuentro.”

El día 26 de agosto Mercedes López hace a la asamblea la introducción del Proyecto Misionero de Congregación (PMC).

Vamos a vivir hoy la presentación del PMC.

Mercedes entregando el Proyecto Misionero de Congregación

Es nuestro tercer Proyecto de congregación.
Recordáis que fue el capítulo 2000 quién nos ofreció este instrumento, anunciando proféticamente:

El PMC, elaborado a la luz de las Orientaciones capitulares, nos permitirá:
Avanzar juntas en congregación...
Reforzar una conciencia común frente a la realidad,
en interdependencia y comunión,
en corresponsabilidad y participación
Avanzar juntas en un espíritu de unidad en la diversidad y en solidaridad...

El PMC es un punto de referencia para todas, signo de nuestra pertenencia al Cuerpo Congregación.

Hoy, desde la práctica de los dos últimos periodos, podemos afirmar que así ha sido... El PMC nos ha ayudado a esa “marcha común”.
En esta nueva etapa, más que nunca, en fidelidad a la llamada del Capitulo 2010, de pasar del Yo al Nosotras, queremos comprometernos en esta marcha común, expresada a través del PMC.

Este PMC ha sido alumbrado en esta misma casa, hace tan sólo dos mes, por los equipos de transición de las diferentes realidades misioneras y el consejo general. Pero su gestación ha comenzado mucho antes, a través del proceso, vivido por todas las hermanas, en la diferentes realidades misioneras y que ayer ha sido evocado. De su elaboración, aquí en Torremocha, sólo puedo deciros que ha sido una experiencia de discernimiento, vivida en la fe y la comunión y desde ahí os lo entregamos, hoy..

Entretejiendo la "marcha común"

Vosotras y las hermanas de Camerún sois las primeras en recibirlo.
Encontraréis, en él, el horizonte de la marcha común, los caminos a recorrer y el espíritu que quiere alentarnos, en estos próximos años.
Dejadle que resuene en vuestra propia realidad personal, comunitaria, en esta realidad misionera de España...
Dejadle que alcance vuestros sueños, que aliente los mejores deseos de vida y renovación que os habitan y que avive vuestra esperanza.
Dejadle que suscite en vuestro corazón la llamada peculiar que Dios os dirige como realidad misionera y os inspire vuestros propios pasos.

Tarea de discernimiento que os espera en los días que siguen:
¿Cuál es la llamada del Señor en esta hora para nosotras?
¿Hacia dónde nos conduce? A nuestra edad y con nuestras fuerzas.
¿Cuál es la promesa de Dios para nosotras en esta hora incierta, oscura, tardía... pero que sentimos atravesada por una esperanza, un deseo de renovación, de conversión?

¿Qué hora es ésta que suscita confianza, responsabilidad, participación, deseo de comunicación, de solidaridad y nuevas disponibilidades hasta ahora insospechadas?
¿Cuáles serán los caminos de vida y de muerte a recorrer para responder con fidelidad a esta hora?
¿Seremos capaces de trazar juntas los caminos de renovación, de recreación, de refundación que Dios espera de nosotras?
Un sueño, una llamada sembrada en el corazón de nuestra congregación ya desde nuestros orígenes:

“Renovaos, hijas mías queridas, en el espíritu de vuestra vocación”

(28-12-1809)

Una llamada que resonó fuerte en el capítulo, al celebrar los 25 años del Libro de Vida, el texto de nuestra Alianza.
Un sueño, una llamada, una promesa que se despierta cada vez que nos reunimos...
Un sueño, una llamada, una promesa que late también en el corazón de la vida consagrada en el mundo, afirmando categóricamente: “El futuro de la vida religiosa está en la fuerza de su mística y de su profecía” .
No hay otro camino. Es el mismo que el congreso de Roma proclamó como identidad de la vida religiosa: Vivir de una única pasión: La pasión por Dios que se hace Compasión por una humanidad herida.
La compasión de Dios que desencadenó la Encarnación: la disponibilidad del Hijo, la colaboración del Espíritu.
Que sea esta pasión por Dios y por su Reino, la que nos guíe para buscar juntas los caminos de revitalización de nuestra congregación como un Cuerpo misionero de la Ternura y la Solidaridad de Dios, manifestadas en la Encarnación.

Portafolio