La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Laïcs > Partage de vie > Primer encuentro de la Familia de la Encarnación en Madrid

Primer encuentro de la Familia de la Encarnación en Madrid

22 y 23 de Octubre 2011

Este encuentro lo teníamos planeado desde hace tiempo, pero por una razón u otra se iba posponiendo. El encuentro fue muy gratificante para tod@s. Esperábamos con ilusión conocernos y reconocernos un@s y otr@s. ¡¡¡Fue una verdadera gozada!!!
Iniciamos la jornada con una oración y una dinámica de presentación de los diferentes miembros del grupo. A través de ella se fue formando una red que ha presidido nuestro encuentro.

La presentación de Cecilia, sencilla y profunda, nos llevó a meternos “en la piel” de Luis María y Carlota. Su recorrido y su experiencia espiritual y compromiso con la sociedad de su tiempo nos invita hoy a continuar sus huellas, que son las de Jesús de Nazaret.
Sentimos al grupo meterse y descubrir poco a poco, la riqueza del Carisma y el deseo de vivirlo en el día a día con compromisos concretos.
Vivimos la experiencia del compartir de tres grupos, que viniendo cada uno de una realidad muy diferente, parecían conocerse de toda la vida, creando una corriente de cercanía, reflejo de la red que presidía nuestro encuentro desde el comienzo de nuestra reflexión.

La fiesta del final de la jornada, alegre, participativa, compartiendo los dulces de cada región y regados con el vino de Málaga, fue el colofón de estos dos días.
Nuestras maletas se fueron cargadas de ilusión, alegría y esperando la fecha del nuevo encuentro.
¿Qué decir de la Comunidad de Betania? Su estar atento, delicado y sencillo nos hizo sentir a tod@s en familia y de alguna forma participaban de la riqueza y alegría de nuestro encuentro.

Emma y Amelia
Málaga día 10/11/2011

Día 28 de Octubre 2011

Carta a las Hermanas de la Realidad Misionera de España

"Me decís que sueño.. y no sé por qué, pero en vez de contemplar la luna, voy a abrir mi libro de viajes”. Así comenzaba, creo, una de las cartas de LMB. Estas palabras me han venido a la memoria cuando me he puesto a echar la mirada a todo lo vivido el pasado fin de semana en la Casa de Acogida de la , en Madrid.

Hemos empezado a escribir nuestro propio libro de viajes en común, nuestra primera parada en Madrid.

Para vivir el ENCUENTRO de la Familia de la Encarnación, hemos necesitado tres cosas sin las cuales no hubiera sido posible que éste se llevara a cabo:

  • 1.- Un punto de partida para iniciar el camino
  • 2.- Una actitud
  • 3.- Un objetivo de llegada
F. Encarnación-España

Nuestro punto de partida ha sido la realidad de cada una de las personas, de cada grupo, con su identidad propia, la del grupo de Bilbao, de Vitoria y de Málaga y con las ausencias presentes del grupo de Pamplona.

La actitud común, la del que acoge lo recibido como algo sagrado y valioso, y, en este encuentro hemos recibido mucho de cada momento, del tiempo para compartir, para rezar, para escuchar y para reír, (que eso sí de buen humor, está “sobrao” este grupo).
Si traíamos en nuestras maletitas (de ruedas, claro, que no estamos para mochilas) dudas, prejuicios o falsas expectativas, éstas se disiparon en la primera oportunidad de reconocernos a cada un@ de nosotr@s.

Ynuestro objetivo de llegada, la voluntad de descubrir y acercarnos más a nuestra particular y gran Familia de la Encarnación.

Nos quedan las ganas de continuar este maravilloso viaje, la ilusión del encuentro vivido y el agradecimiento a todas y cada una de las personas que lo han hecho posible:

 Gracias al grupo de hermanas Ursulinas que han iniciado cada uno de los grupos, a Mª Jesús, Lucía, Begoña, Emma y Amelia.

 Gracias a Cecilia por su esfuerzo en la preparación de los Orígenes, porque su entusiasmo y su sencillez en la presentación, dan fiel testimonio de la fuerza de la Congregación

 Gracias a la comunidad de Betania por su acogida y su disponibilidad, simplemente encantadoras.

Y por último GRACIAS a tod@s y cada un@ de l@s que asistieron. Ha sido un placer compartir nuestras inquietudes y los procesos de cada un@. Nos queda camino por hacer y seguiremos encontrándonos.

Ahí tenéis una foto del
grupo reunido en Madrid. Mirad sus rostros e intentad descubrir si es buena energía lo que fluye, yo, desde luego creo que sí.

Merce MARTÍN
Málaga

REFLEXIÓN PERSONAL DEL ENCUENTRO EN MADRID DE LA FAMILIA DE LA ENCARNACIÓN

Para mí ha significado un encuentro entrañable. Primero por volvernos a ver algunos de los que participamos en la Semana Internacional de La Familia de la Encarnación en Chavagnes y recordar las experiencias vividas en aquel encuentro. Después, por conocer a otras personas de los grupos de Bilbao y Málaga, así como a las Hnas de la Comunidad de Madrid.
Estos encuentros, que duda cabe, sirven para conocernos y experimentar nuevas sensaciones de hermandad. Hemos tenido ocasión de rezar, pasear y reírnos juntos.

Grupo de Vitoria visitando Madrid

Recordaré siempre nuestros paseos por Madrid, el Parque del Retiro
La Puerta de Alcalá, La Plaza de España, La Cibeles, Colón, La Puerta del Sol y la Catedral de la Almudena.
También, para nuestro recuerdo, queda la alegre velada que organizamos la noche del sábado.
Eli y su marido Paco ( le llamamos así porque su nombre es muy difícil de pronunciar) pusieron las notas a la guitarra para que todos nos arrancáramos por el cante flamenco. El Adiós con el corazón….y la Salve Rociera…nos salió de lo más hondo del corazón, con sus palmas y todo.

Después, alguien se puso a contar chistes…y descubrimos a Feli, que mujer, nos hizo reír hasta quedársenos las mandíbulas paralizadas; yo ya no podía reír más, así que cuando Amelia dio por terminada la velada, sentí cierto alivio.
Por supuesto también hemos interiorizado el Espíritu de la Encarnación. De la mano de la Hna Cecilia hemos ido descubriendo nuestras señas de identidad y hemos ido poniendo en común lo que significa hoy, en la sociedad en que vivimos, actuar con ese Espíritu.

Transmitir los valores evangélicos a los jóvenes y darles la oportunidad de participar activamente en los grupos. Implicarnos en los problemas sociales como el paro, la inmigración, dando respuestas concretas. Todo ello desde un sentimiento de pertenencia a la Iglesia.
Esto es, en resumen, lo que hemos vivido en este encuentro.

EMILIO MEDRANO (del grupo Emaús de Vitoria)

Desde Bilbao, para las Hermanas de la Realidad Misionera:


Después de la carta de Merce, cualquiera escribe…
Me siento y nos sentimos identificadas con ella. El breve tiempo que compartimos en la mesa, me di cuenta, que las dos teníamos mucho en común.
El Tiempo. Mi tiempo. Nuestro tiempo. ¡Qué grande es el Tiempo!
Todo lo da y lo quita el tiempo; lo grande y lo pequeño.
Mis idas y venidas, me las dio el Tiempo.

A las hermanas Ursulinas, nos las pone como regalo, el tiempo. Ellas nos invitan. Proponen su inquietud y accedemos a conocer, compartiendo el tiempo.

En Madrid, convocadas para una reunión conjunta de los miembros laicos de la Familia de la Encarnación en España: Es un tiempo de reflexión, tiempo de encuentro, tiempo de compartir y de compromiso; y darnos cuenta, que otros grupos se lo tomaban más en serio.
La ponente, Cecilia, con aire fresco, sencillez, amena y enamorada de su mensaje; con fuerza y capacidad de transmitir, porque así nos llegaba…
Con todo esto, vamos descubriendo la importancia del encuentro y el efecto que va haciendo el “Tiempo”

Gracias por tanta amabilidad, por la acogida. Gracias, por compartir con nosotras experiencias tan interesantes. Gracias, por haber hecho de esa “Casa” un espacio tan profundo. Gracias, a todos/as que desde otros puntos, nos hemos sentido UNO. Gracias, por habernos conocido y compartido ese tiempo.
Gracias a las amigas que me eligen y me demuestran su confianza.

Tiempo de hojas verdes, tiempo de frutos secos, tiempo de Esperanza y tiempo de vernos… Un abrazo.

Feli Santidrian