La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Actualités > Nouvelles de la Famille > M. Ángel Marco comunica su vivencia de este verano en Swansea.

Other languages :   en  

M. Ángel Marco comunica su vivencia de este verano en Swansea.

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

Estancia en Swansea

Winnie and M. Ángel.

El pasado mes de julio tuve la suerte de pasar tres semanas en Reino Unido. Los estudios de inglés, siempre en proceso, estaban en el origen del viaje, pero era más fuerte el deseo de encontrarme con las hermanas y conocer sus entornos cotidianos.

Por unos días permanecí en Stamford Hill, Londres, donde había sido acogida hace cinco años por el mismo periodo de tres semanas. Y resultó de hecho un reencuentro; volví a sentirme en casa y con un espacio a la mesa, siendo acogida en mi limitación de comunicación.

Santa Ursula´s Convent está en el corazón de un barrio judío ortodoxo, bien visible en la calle por las vestimentas. El Sabbat es sobradamente señalado por las familias numerosas judías paseando y celebrando el descanso conforme a la tradición. Junto a ello, la parroquia de San Ignacio, a la que pertenece la comunidad UJ, acoge a las más diversas nacionalidades y es buen signo de comunión y universalidad.

Winnie y Ethelreda; al fondo, la bahia.

Las lluvias intensas de principios de julio habían ocasionado desperfectos en las carreteras, lo que aportó aventura al viaje en coche a Swansea, región de Gales. Ninguna dificultad para dos expertas conductoras como Eileen y Winnie. Cuando todos los carteles indicadores comenzaron a aparecer en inglés y galés, una duda me sobresaltó: “Aquí hablan inglés, ¿verdad?” La risa espontánea de mis acompañantes fue suficiente para saber que no tenía de qué preocuparme.

Los quince días en Stella Maris fueron realmente un tiempo de descanso, de vivir la consciencia y disfrutar de la sencillez de la cotidianidad. No pude ser mejor acogida por las hermanas, que me ofrecieron cada una lo mejor de sí misma. Y lo agradezco de corazón, pues necesitaba de su paciencia y buena voluntad, que me repitieran las cosas despacio y solventaran mi falta de vocabulario. La ayuda inestimable de sister Martina, de quien recibía clase una hora al día, me hizo ganar en confianza y lanzarme a hablar.

Una naturaleza maravillosa: El Parque de Singleton.

Swansea es una ciudad preciosa, en una bahía inmensa con una larga playa y jardines preciosos. Siempre había algo que descubrir en los largos paseos. La contemplación y el silencio serenan todo espíritu.
Pude visitar todas las comunidades de Swansea, algunas con una permanencia centenaria como St Mary´s Convent, y también me mostraron los numerosos lugares de misión que hemos ido dejando las UJ pero que han dejado huella en la ciudad. ¡Cuántas raíces tenemos las Ursulinas en esta bahía!

La despedida de las hermanas fue realmente entrañable; yo las llevo en mi corazón, y sé bien que he quedado en el suyo.
La vuelta a Londres por mi misma en tren me hizo sentirme mayor. Todo un reto preguntar en la calle y enterarse de las indicaciones.
Justo antes del regreso pude vivir la inauguración de los Juegos Olímpicos en la misma ciudad que tenían lugar. Todas juntas en la sala de comunidad de Stamford Hill, Hazel incluida, disfrutamos de la majestuosidad de la celebración, recorrido por la historia y logros del país anfitrión, donde no estuvo ausente el humor de Mister Bean (para reír a carcajadas con él no hace falta ningún nivel de inglés).

De regreso en Madrid me invadía la nostalgia. He tenido el mejor de los veranos posibles junto a mis hermanas de Reino Unido y albergo la esperanza de volver a encontrarlas pronto. He vuelto a corroborar que el cariño derriba toda frontera física e idiomática. Gracias mil hermanas.

MªAngel Marco, UdJ,
Madrid, 1 de octubre 2012