La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Ursulines de Jésus > Nos lieux de mission > Espagne > Las hermanas Ursulinas de Jesús de Nerpio terminan su misión en este (...)

Las hermanas Ursulinas de Jesús de Nerpio terminan su misión en este lugar.

Las hermanas a quienes les toca decir adiós en Nerpio hacen un breve recorrido desde los orígenes de la fundación y transmiten a las personas del pueblo, presentes en la Eucaristía, su marcha y las razones de su partida.

lª Casa de las hermanas en Nerpio
2ª Casa de las hermanas en Nerpio


Corrían los años setenta...
En la provincia de España, por aquel entonces, había inquietudes por el mundo rural desatendido.
Ante la falta de trabajo, sus gentes emigraban a las grandes ciudades o fuera de España.
Sabíamos de los valores que iban a desaparecer, porque habíamos nacido en este mundo. ¿Qué hacer? Otros interrogantes surgían: ¿quiénes, dónde, cómo y cuándo?

Así nos pusimos en camino, enviadas por la congregación y llegamos a este bonito pueblo de la Sierra del Segura, que se llama Nerpio. La primera comunidad estaba constituida por: Lucía Calzada, Herminia Fernández, Laudelina Fernández y Josefina Sáez de Vicuña.
Después hemos sido muchas las que hemos ido pasando por este rincón entrañable, acompañando, animando, caminando juntos, aprendiendo.

Las tareas muy variadas: cascar nueces, campañas temporeras en la vendimia en Francia, trabajo en la escuela, actividades parroquiales y pastorales en Nerpio y aldeas, asociaciones culturales y de amas de casa, de mayores.

La comunidad actual con Miriam en la Eucaristía.

Y hoy, después de 34 años de vida compartida, entregada y recibida, llega el momento de marchar. Otros lugares de misión nos esperan. Mª Luisa Álvarez, Eloísa Rodríguez y Pilar Martínez, constituimos actualmente, esta comunidad.

A nosotras nos toca echar la llave, decir adiós. Tarea difícil.
Para comunicarlo al pueblo, nos acompañaron Miriam y Tere Ozores. Fueron los días 22 y 23 de junio, en el trascurso de la eucaristía y celebración litúrgica, con unas sencillas palabras preparadas por la comunidad y una intervención, sencilla también, de Miriam.
Fueron muchas las emociones y los gestos de cercanía y comprensión de la gente.

Nuestro comunicado fue el siguiente:

Hoy queremos deciros que después de 34 años de presencia en el pueblo, ha llegado el momento de marcharnos.
Las razones son variadas:

  • Cada vez somos menos ursulinas.
  • Nuestra media de edad es alta.
  • No tenemos vocaciones
  • Estamos repartidas en 21 comunidades a lo ancho y largo de la geografía de España y nos han pedido reforzar comunidades que están en otros lugares de misión. Por lo que esta comunidad se cierra.

Han sido 34 años de vida recibida y entregada, de muchas compañeras que han pasado por aquí y que conocéis bien. Todas guardan un recuerdo imborrable de su paso por Nerpio.
Y, nosotras,

  • Por todo lo aprendido y recibido de vosotros,
  • Por habernos permitido entrar y compartir vuestra vida, vuestras costumbres, las alegrías, las penas, la amistad, la fiesta, os recordaremos siempre.
Y por todo esto nos brota un GRACIAS muy grande, enorme, a toda la gente de Nerpio y a la de las aldeas. Gracias de verdad, os llevamos en el corazón.

El momento de la partida será a final de julio. A propuesta de nuestro párroco, José Antonio Abellán, tendremos una eucaristía de acción de gracias el día 27 de julio. por el tiempo que la congregación ha estado presente en el pueblo,
Antes de esta fecha, nos toca hacer maletas, recoger la casa, encuentros con la gente, que ellos nos han programado ya y otras cosas que puedan surgir.
Siempre recordaremos con agradecimiento la manera de ser y de estar de esta nuestra gente, de la que hemos aprendido muchísimo: su sencillez, cercanía, apertura, comunicación, acogida. Y tantas cosas que no podemos expresar.
Gracias a todos y a todas.

Hermanas de la Comunidad de Nerpio:

M. Luisa Álvarez, M. Pilar Martínez, Eloisa Rodriguez


Miriam, delegada de la Realidad Misionera de España resalta el paso por Nerpio de las hermanas Ursulinas

Quisiera unirme a todo lo expresado por las hermanas en esta tarde. Quisiera decir una palabra en nombre de nuestra congregación.
Nuestra vivencia en Nerpio ha sido larga y fecunda. Hemos tenido la oportunidad, como congregación, de estar en medio de ustedes durante 34 años, compartiendo la vida. Nerpio, ha sido un lugar que nos ha permitido ahondar en esta certeza de que “Dios camina verdaderamente con su pueblo”.

Eloisa compañada por dos niñas.
En la Celebración



















Por aquí han pasado muchas hermanas que han ofrecido sus dones y posibilidades al servicio de esta realidad, pero sobre todo se han llevado una vivencia de cercanía y proximidad, de sencillez de vida…Las Ursulinas, especialmente, las de España estamos verdaderamente agradecidas por estos años de vida compartida.
Sin duda, que tomar la decisión de partir nos ha costado, nos hubiera gustado continuar más tiempo en este lugar. Sin embargo, creemos, que es el momento de partir. Ustedes saben mucho de esto, porque aquí también hay muchas familias que por razones diversas han tenido que salir. Ahora, somos nosotras que, en fidelidad a lo que Dios nos pide hoy, partimos con el compromiso de continuar, allí donde estemos, este sueño de una vida más justa, más solidaria, más fraterna para todos.

Nos llevamos lo que aprendimos con ustedes, toda la riqueza de lo compartido y dejamos parte de nuestra vida, de nuestra entrega. ¡Gracias por todo y por todos! Un gracias grande a José Antonio, por estos años de misión compartida, gracias por su comprensión y acogida.
Miriam Navarrete, Delegada de la Realidad Misionera de España.

Portafolio