La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Immaculée Conception Niort > Notre histoire > Nos origines > La realidad de España en viaje hacia los orígenes (II)

La realidad de España en viaje hacia los orígenes (II)

Cuando pienso en nuestro reciente viaje a Chavagnes me viene a la cabeza la frase de Antoine de Saint-Exupéry en “Le petit Prince”: “Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible para los ojos.”

Con nuestros ojos no hemos podido ver la profundidad de :

• El empeño y la ilusión común

de llevar adelante un sueño, movidas por el deseo de reencontrarnos, quizás por última vez, con aquello que, cuando teníamos muchos años menos, nos entusiasmó, nos motivó, nos impulsó a continuar a pesar de las dificultades que, en aquel momento, suponían estar en un país extranjero con una lengua que a veces no comprendíamos muy bien y que en la que difícilmente podíamos expresarnos.

• La participación

de manera discreta, ilusionada y natural, de hermanas y comunidades, de España y Francia, que nos ha creado un sentimiento de corresponsabilidad y de satisfacción que todas guardamos en nuestro interior.

• La acogida desde el corazón,

desde el más mínimo detalle, desde la sonrisa, desde la alegría de encontrarse con nosotras.
No es fácil invadir un espacio habitualmente tranquilo y silencioso y sentir que hay una acogida profunda, un deseo de unión,

Nos acogieron con todo cariño.

de compartir, de vivir juntas esta experiencia. Haciendo extensiva esta acogida a las comunidades de España que recibieron a los diferentes grupos. Ese sentido de acogida, del que hablamos tantas veces, como un abrirse al otro, vivido en nuestras propias carnes es una experiencia que nos ha marcado. Es importante el pensar que algo se ha movido dentro de nosotras.

• La amistad que se había perdido por el devenir propio de la vida

pero que hemos sentido rebrotar al encontrarnos con antiguas compañeras de camino, incluso teniendo que decirnos el nombre.

• El recuerdo de una Historia que no se olvida

Buenos encuentros. Como este hubo muchos.

que está ahí, que es una experiencia de vida y que nos ha llevado a casi todas a hacer un camino largo. La riqueza que nos ha aportado, el cariño que finalmente nos quedó y que tal vez estaba un poco dormido pero que ha ido despertando poco a poco, por el compartir, por las visitas a los rincones que fueron testigos de esas pequeñas historias a veces divertidas y a veces incontables.

• Nuestra propia debilidad

que nos lleva a aceptar el momento actual con todo lo que tiene de profundidad, de superación, de lucha, de sacar lo que todavía en nosotras no ha salido y que somos capaces de dar y también con la humildad de aceptar nuestro deterioro, nuestra imposibilidad de hacer, y la importancia de ser mujeres auténticas, de verdad, de ser mujeres de Dios.

• Respeto

Es evidente que muchas hermanas no estaban de acuerdo con este viaje, por el gasto que iba a suponer, porque no íbamos a producir nada. Admiramos su respeto hacia la decisión de una mayoría. Resaltamos lo que esto supone de tolerancia, de distinguir entre tú y yo, de comprender que el “nosotras” no supone uniformidad, sino que su fuerza está en las diferencias.

En el Oratorio de los F.M.I.

• El sentido de familia

que hemos vivido con la acogida y cercanía de “Los Peres,” y con la familia de la Encarnación cuyo grupo motor estaba en Chavagnes. Es importante para nuestra Realidad sentir esa fuerza.

• Gratitud que es mucho más honda que las palabras

que va mucho más allá. Sentimiento noble que ha brotado de todas como algo natural y espontáneo. Y que seguramente,

• La Llamada a recuperar Nuestro Amor Primero

que quiere decir, recuperar la esperanza, recuperar el entusiasmo, sentir que realmente ha merecido la pena este seguir a Jesús, a este Jesús que permanece tranquilo esperándonos, acogiéndonos.

Tere OZORES
Cdad. de Vallobín (Oviedo)