La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Ursulines de Jésus > Nos lieux de mission > Espagne > HAITÍ : Contemplar con compasión nuestro mundo de hoy.

HAITÍ : Contemplar con compasión nuestro mundo de hoy.

Hoy, como en lo orígenes de la congregación, el amor de Jesucristo nos apremia a descubrir las urgencias de nuestro tiempo, para ponernos al servicio de la vida y del crecimiento de las personas y grupos...L.V. I nº8

El terremoto ocurrió tierra adentro...Tuvo una magnitud de 7,3 en la escala de Richter... Así llegaron las primeras noticias del gran desastre que conmovió al mundo entero:

"El terremoto ocurrió tierra adentro, el 12 de enero de 2010, aproximadamente a una distancia de 15 km al sudoeste de Puerto Príncipe y a una profundidad de 10 km, a las 16: 53. Tuvo una magnitud de 7,3 en la escala de Richter y se sintió con una intensidad de grado IX en la escala sismológica de Mercalli en Puerto Príncipe. También se registró en Cuba y Jamaica, y en el país limítrofe República Dominicana. El Servicio Geológico de Estados Unidos había registrado al menos seis réplicas en las dos horas después del terremoto principal”…

Los datos siguieron estremecedores:

Los efectos causados sobre este país, el más pobre de América Latina, han sido devastadores. Los cuerpos recuperados al 25 de enero superaban los 150.000, calculándose que el número de muertos excedería los 200.000. Los datos definitivos de los afectados fue dada a conocer por el primer ministro Jean-Max Bellerive en el primer aniversario del seísmo, el 12 de enero de, conociéndose que en el terremoto fallecieron 316.000 personas, 350.000 más quedaron heridas, y más de 1,5 millones de personas se quedaron sin hogar. Se considera una de las catástrofes humanitarias más graves de la historia…

Haití dos años después de la catástrofe:

El 12 de enero de 2010 quedará para siempre en la memoria colectiva de los haitianos. Prácticamente todo el mundo perdió a algún familiar, amigo o vecino en el terremoto que sacudió el país aquel día, y muchos de los supervivientes siguen sufriendo secuelas físicas o psicológicas. Las cicatrices también están presentes en las calles, donde los escombros se amontonan junto a los socavones aún abiertos…

Y, nosotras, Ursulinas de Jesús ¿Qué?

Nuestra espiritualidad, recogida en el Libro de Vida y profundizada en el Itinerario de conversión que actualmente trabajamos, nos llama a la compasión. Y Jesús, el misionero del Padre, nos revela la compasión de Dios:

"...Al verla el Señor, tuvo compasión de ella, y le dijo:
«No llores." Lc. 7, 13

La tragedia ocurrida en Haití resonó fuerte entre nosotras. Tomamos conciencia del sufrimiento del pueblo haitiano y surgieron respuestas de hermanas que mostraron su disponibilidad y compasión desde un principio para ir a aliviar tanto sufrimiento.

"...he oído el clamor de mi pueblo..." Ex.3,9

JPEG - 41 KB
Tere, sus hermanas y sobrina.

Hoy se cumple este deseo de traspasar fronteras para, con nuestro trabajo solidario, colaborar en la tarea de levantar un pueblo herido y roto por tanta tragedia. La respuesta se ha concretado en la persona de Tere Celigueta.
Tere, de la Comunidad de la Casina, en Gijón, está dispuesta a partir: “Mi meta es partir” “La llamada es a partir” ¿A dónde caminas con tanto ímpetu? “No lo sé, sólo quiero partir”… leíamos en el encuentro de oración, que tuvimos en Madrid para despedirle.

"Y, al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor." Mt. 9, 36

JPEG - 45.8 KB
Acompañando a Tere en la oración.

Acompañada por Mercedes, Miriam, su familia, alguna amiga y las comunidades de Madrid, rezamos con ella y por ella; admiramos su valentía, disponibilidad y entrega. La coherencia de vida es algo que siempre le ha caracterizado. Hacía mucho tiempo que venía hablando de ello y nunca se ha echado atrás. Ha madurado su respuesta y está dispuesta a partir. Se marcha con un sí incondicional… Miriam, delegada de la Realidad Misionera de España, le acompaña y estará con ella durante un mes.

“Hoy, como en los orígenes de la congregación, el amor de Jesucristo nos apremia a descubrir las urgencias de nuestro tiempo, para ponernos al servicio de la vida…” L.V.I nº8

Tere: Al expresarte, hoy, nuestro apoyo, y desearte que vayas cargada del ímpetu del Espíritu, recordamos contigo la petición a la que la Congregación nos invita en la ficha nº4:

Pedimos al Señor la gracia de ser tocadas por la compasión de Jesús y de dejar que la ternura del Padre nos invada y nos empuje a actuar como Jesús.
Madrid 7 de Diciembre de 2012