La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Ursulines de Jésus > Nos lieux de mission > Canada > Gigantesco incendio en nuestra provincia de Alberta

Other languages :   en     fr  

Gigantesco incendio en nuestra provincia de Alberta

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [français]

Carta de Sr. Hazel y de las Ursulinas de Jesús de Edmonton

Queridas hermanas:

Muchas gracias por vuestras oraciones y por vuestra compasión para con nuestro pueblo ante la noticia del tremendo incendio que ha asolado nuestra Provincia. Hay muchas personas en todo el país trabajando en Ft. McMurray y cuyas viviendas han desaparecido totalmente por el azote de las llamas.
El fuego continua brutal y salvaje y se teme que mañana la superficie devastada sea el doble por culpa de la sequía y del viento. Dicen que el fuego cubre una extensión superior a ciudades enteras. Tenemos allí un gran número de amigos trabajando y yo tengo dos sobrinos.
Uno vive allí y el otro va a trabajar en el campo una semana sobre dos. Al que trabaja en Ft.McMurray lo han evacuado a Edmonton en cuanto comenzó el siniestro y todavía no sabe si su inmueble permanece en pie. Las personas no pueden volver a la ciudad y no hay nadie que les pueda decir lo que está pasando. El otro sobrino va directamente en avión al campo que está en las afueras de Ft.McMurray, y por lo tanto no ha sufrido las consecuencias del incendio. El avión le lleva hasta muy cerca de su casa.

Casi 90.000 personas han sido evacuadas hacia Edmonton. Los habitantes de nuestra ciudad han mostrado una gran generosidad para proporcionar alimentos y lugares donde poder albergarse. Hemos colaborado dando una cantidad importante a la Cruz Roja que hace lo imposible para ayudar a todas las personas en sus necesidades más inmediatas. ¡Nunca hemos vivido en Alberta un incendio de estas características tan horribles!
Sé que podéis informaros por internet o por los periódicos y podéis ver qué grave y preocupante es la situación. Lo único que arreglaría un poco sería una lluvia abundante, pero por la información del tiempo parece que no va a ser así.

Gacias por vuestras oraciones y vuestro apoyo. Incluso cuando todo haya terminado , las consecuencias serán terribles para las casas y los empleos. Las personas se preguntan con angustia: « ¿Y después ?».Se intenta repartir a los niños por las diferentes escuelas de Edmonton para que no pierdan su año escolar, pero están traumatizados por lo que han visto y vivido. Por favor, seguid teniendo presente en la oración a nuestro pueblo.

Unidas en el pensamiento y la oración.

Hazel y las hermanas de Canada

Mail 09/05/16 03:36