La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Spiritualité > Le charisme qui nous unit > Fue en Malaga, la comunidad de Genesaret

Fue en Malaga, la comunidad de Genesaret

Vivencia de la comunidad de Genesaret vista por “Curri” (Paco)

Fue en el camino. Fue cuando más dolían el desconcierto a unos, la soledad a otros, la falta de referencias a casi todos.

Fue su llamada en el silencio del desierto al que nos llevo para que lo oyéramos sólo a Él.

Fue que quizá comenzábamos a no esperar ya nada nuevo de Él, nada que fuera diferente de lo que ya sabíamos, de lo que ya “creíamos” de lo que ya habíamos estudiado o vivido en cientos de reuniones, de retiros, de encuentros, de convivencias.

Fue que teníamos, sin saberlo, el corazón aún en búsqueda de algo que ni siquiera soñábamos, porque del sueño y del cansancio más grandes llegó la realidad más hermosa.

Fue que Dios siempre es vino nuevo cuando los odres comienzan a ser viejos, y llegó a nuestras bocas y nos supo a fiesta de bodas, a baile hasta el alba donde el tiempo y la prisa no habían sido invitados.

Fue que estaban nuestras velas con luz mortecina, y nuestros escasos ánimos encerrándonos a oscuras en la habitación más interior de la casa, y Él tenía llaves y parafina en abundancia.

Fue Pilar, que buscaba rebelarse ante todo y ante todos.

Fue Toñi, abiertos su corazón y su risa fácil a encontrar lo que siempre buscó y a la que nunca nada convenció.

Fue Merce, a la espera siempre, a la escucha siempre, dispuesta siempre a la huella y a husmear el aire buscando el soplo de Dios.

Fue Eli, con sus manos llenas de arte y música, de entrega y fidelidad a una opción enraizada hondo.

Fue Emma, con su aspecto frágil y su ademán sensible y delicado, pero con la fortaleza de la fe y el gozo brillando en los ojos.

Fue Amelia, con su mochila cargada de caminos y fronteras abatidas, con su paleta de pintor llena de colores nuevos traídos de lugares lejanos, con su sonrisa perenne y su rico mundo interior que aflora en su lenguaje pausado y sereno.

Fue Tere, que oyó rumores y confió en la fuente, en que quizá esa agua era de Vida, y se levantó y se puso en camino.

Fue Curri, donde Dios se hace poesía y música, donde antes se apaga el viento que la llama obstinada de la vela.

Fue Genesaret, la Comunidad, pequeña semilla bien regada a sus ojos, violín de cuerdas débiles en manos sabias.

13 de Marzo 2011